Turismo 4x4 Todoterreno Furgoneta
/
R

Consejos para viajar en coche en Semana Santa

 

COLOCAR LA CARGA PARA NO RESTAR VISIBILIDAD

Los conductores estamos acostumbrados a viajar con el coche vacío, con total visión a través del retrovisor interior, la luna trasera debe ir siempre despejada de objetos. Es importante no llevar objetos sueltos, sobre todo encima de la bandeja trasera pues en caso de frenada de emergencia a 50km/h, pueden salir despedidos y alcanzar 50 veces su peso.

 

En el maletero debemos repartir la carga de forma homogénea, tanto por tamaño como por peso.

 

1. Posicionar los objetos más pesados en la parte inferior. De forma involuntaria solemos realizarlo así, aunque sólo sea por no dañar los objetos menos pesados. De esta forma conseguimos mantener el centro de gravedad lo más bajo posible, disminuyendo la probabilidad de vuelco y agilizando las maniobras. Actualmente es tendencia comprar vehículos con centro de gravedad alto (monovolúmenes, SUV y 4x4) no debemos elevar aún más el centro de gravedad.

 

2. Focalizar el peso lo más cerca posible de la zona central del vehículo. Es difícil pues el maletero se aleja de la zona central, pero es importante que el peso quede lo más adelantado posible, junto a los asientos traseros.

 

3. Evitar el uso de la baca. En caso de necesidad imperiosa, que sea tipo cofre cerrado y evitar guardar en ella objetos pesados. Según lo comentado anteriormente, debemos colocar los elementos más ligeros arriba. Así disminuiremos el riesgo de vuelco.

 

 

TRAZA LA RUTA Y REVISA EL ESTADO DE LAS CARRETERAS

Ante los desplazamientos vacacionales es importante tener prevista la ruta que vamos a realizar, el estado de las carreteras y tener una ruta alternativa planteada ante imprevistos en el camino. De este modo evitamos seleccionar recorridos que prolonguen nuestro desplazamiento por encontrar vía con cortes por obras o atascos.

 

En largos desplazamientos podemos encontrarnos con diferentes situaciones climatológicas que incidirán en el estado de las carreteras y nuestra conducción. Las lluvias, la nieve, el sol, el viento son elementos que pueden complicar nuestro desplazamiento y aunque las previsiones meteorológicas no son certeras al 100% si debiéramos consultarlas para estar alerta.

 

Elegir la hora para iniciar el viaje –tanto a la salida como al regreso de vacaciones– puede condicionar el mismo. La DGT nos advierte en qué horas y días se espera la mayor afluencia de vehículos en las carreteras. Si tiene la posibilidad de adelantar o retrasar su salida, podría evitarse los momentos 'punta' en los que las congestiones pueden degenerar en retenciones, atascos, nervios, cansancio e, incluso, provocar accidentes, leves o graves.

 

 

TEN EN CUENTA LA POSICIÓN DEL SOL

No viajar hacia el sureste al amanecer y no viajar hacia el suroeste al atardecer, así evitaremos el sol de frente.

 

MEJOR CON EL DEPOSITO LLENO

Si viajas con el depósito lleno supondrá evitar hacer paradas innecesarias. Además, en caso de atascos tendrás la tranquilidad de que no te quedarás sin combustible para ese contratiempo.

 

DESCANSA SI EL TRAYECTO ES LARGO

No salir nunca tras una jornada laboral, pues podemos sufrir las consecuencias de la fatiga. No realizar una conducción continuada durante mucho tiempo. Descansa cada dos horas o 200 kilómetros como mucho. Dar un pequeño paseo con estiramientos, beber un refresco o tomar un café es suficiente, pues la fatiga reduce la capacidad física y de conducción, y aumenta en un 12% el riesgo de tener un accidente.

 

 

DISTANCIA DE SEGURIDAD

Mantén siempre la distancia de seguridad y anticípate a situaciones de peligro con tiempo suficiente, indicando la situación al resto de los conductores con las luces de emergencia.

 

EN CASO DE ACCIDENTE

En caso de observar o sufrir un accidente, recuerda la conducta PAS:

 

1. Proteger el lugar del accidente. Antes de nada y para evitar que se produzca un nuevo accidente, es primordial hacer segura la zona del accidente. ¡Tu seguridad y la de los propios accidentados son lo primero!

 

2. Avisar a los servicios de emergencia. Dependiendo de la gravedad del accidente, deberás pedir ayuda rápidamente a los servicios de socorro: llama al teléfono de emergencias "112".

 

3. Socorrer a las víctimas. Una vez asegurada la zona y dado el aviso, ayuda a los accidentados. Además de una obligación moral, es una exigencia que se recoge tanto en el Código Penal como en el Reglamento General de Circulación. Haz sólo aquello de lo que estés seguro. En ocasiones, tan solo unas palabras de aliento serán suficientes hasta que llegue el personal preparado para actuar en este tipo de situaciones.

 

 

y por último, el consejo más importante es: ¡Disfrutar!