Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuest

Turismo 4x4 Todoterreno Furgoneta
/
R

Características de los neumáticos

 

AGARRE. Podemos resumirlo en la capacidad de adherencia del neumático al terreno. Son diferentes aspectos a los que afecta el agarre, pues es el encargado de la transmisión de las fuerzas de tracción y frenada; del mantenimiento de la marcha y la capacidad de cambiar la trayectoria del vehículo; así como su comportamiento en nieve o hielo.

 

Tenemos tres tipos de agarre:

 

  1. Agarre por adhesión. Los átomos de dos cuerpos en contacto, sean rígidos o no, desarrollan una pequeña fuerza electromagnética de atracción mutua. La adhesión será mayor cuanta más superficie de contacto exista entre ambos cuerpos (asfalto y neumático) y que ésta esté limpia. Un claro ejemplo es el agua, cuanta más agua se acumule en la superficie menor adherencia tendrá el neumático, llegando a darse el aquaplaning.

 

 

  1. Agarre mecánico. El asfalto es una superficie rugosa, esas irregularidades fomentan el agarre mecánico pues el neumático (con carga), por su comportamiento viscoelástico provoca una deformación que hace que “abrace” esas irregularidades de manera asimétrica contribuyendo a la fuerza de fricción total. Éste fenómeno se conoce como histéresis.

 

 

  1. Agarre por desgaste. Definido cómo la pérdida progresiva del material de la superficie de la zona de contacto de dos cuerpos sometidos bajo carga, en movimiento relativo. El neumático, como cualquier material, tiene un límite de resistencia y a partir de cierta presión se desgarra, pero que no cunda el pánico, no estamos hablando de trozos grandes de goma, por regla general son pequeñísimas virutas de goma.

 

 

CONFORT. ¿Cuándo se dice que un neumático es cómodo? Un neumático con buenas prestaciones de confort es aquel que no hace ruido, es decir, es capaz de mitigar el ruido de la rodadura, además soporta las irregularidades de la carretera y no produce vibraciones que puedan sentirse en el habitáculo del vehículo.

 

El neumático puede ampliar o filtrar otros factores que repercuten en el confort como el viento, la velocidad de conducción, las condiciones de la carretera, los ruidos del motor, la calidad de los amortiguadores y suspensiones del vehículo, etc.

 

Un neumático nuevo es normal que haga un poco de ruido pues necesitan un tiempo de rodaje, una vez comience a desgastarse se volverá más silencioso, sin embargo, el desgaste influye en el confort ya que de ser irregular puede provocar vibraciones y ruido durante la conducción.

 

DURACION. Son el número de vueltas que un neumático da a lo largo de su vida útil. La duración se verá alterada por diferentes factores:

 

  1. Tipo de conducción. Si el estilo de conducción es muy deportivo el neumático sufre un fuerte desgaste debido a los grandes esfuerzos en aceleración y frenada. Sea cual sea el tipo de carretera por la que se circule, es conveniente acelerar de forma progresiva al iniciar la marcha.

 

  1. Presión del neumático. Circular con una presión diferente a la recomendada reducirá la duración del neumático. Es muy importante ajustar las presiones del neumático al nivel recomendado para las condiciones operativas del vehículo y sus cargas. Hay que tener en cuenta que la presión que aparece en el flanco del neumático se corresponde a la presión máxima y no a la recomendada. Revisarlas mínimo una vez al mes con un manómetro fiable y cuando éstos estén fríos (no habiendo recorrido más de 4 kilómetros con ellos).

 

  1. Tipos de superficies. El neumático sufre mayor desgaste si se frecuentan carreteras de montaña en las que hay que tomar muchas curvas, frenar y acelerar más veces de lo normal, que si la conducción se realiza por autopista.

 

 

  1. Estado del vehículo. También la correcta geometría de las suspensiones y el estado de la amortiguación tiene casi tanta influencia en el desgaste prematuro como el tipo de carretera, ya que unas cotas incorrectas generan desgastes irregulares acortando la vida útil del neumático.

 

  1. Tipo de vehículo. La potencia del motor y el eje al que se transmite, inciden en el desgaste. En los vehículos con motor turbodiésel y tracción delantera (con mayor peso en ese eje y los motores tienen mucho par desde bajas vueltas), los neumáticos durarán menos que en coches con motores atmosféricos de gasolina (más ligeros y menos potentes).

 

Teniendo todo esto en cuenta entenderás por qué es tan difícil determinar de forma genérica cuánto dura un neumático. Como referencia se puede hablar de que una duración media estimada para un neumático puede estar entre 40.000 y 60.000 km (para un coche compacto o una berlina media, realizando el cambio de eje delantero a trasero y viceversa)

 

DURABILIDAD. Es el margen de seguridad con el que el neumático da los millones de vueltas a lo largo de su vida útil. Dependerá de diferentes factores como son la Tecnología, la experiencia, la calidad en la fabricación y en los compuestos utilizados, etc.

 

RESISTENCIA A LA RODADURA. Entendida como la fuerza que se debe aplicar para que un neumático ruede. Existen otras fuerzas que se oponen al movimiento del vehículo: Aerodinámica 65%, Rodadura de neumáticos 20% e Internas del vehículo 15% restante.

 

Pérdida de energía debido a las deformaciones de la goma.