Esta web usa cookies propias y de terceros para ofercer un mejor servicio y hacer estadísticas de datos de uso. Acéptalas antes de seguir navegando para poder disfrutar de todos sus contenidos con plena funcionalidad. Si quieres más información o modifiar su configuración, vista nuestra  “POLÍTICA DE COOKIES”.

Turismo 4x4 Todoterreno Furgoneta
/
R

Factores que influyen en el rendimiento de los neumáticos: Presiones de inflado

 

 

¿Cuándo fue la última vez que revisaste las presiones? Me aventuraría en decir que ni te acuerdas, porque esa es la respuesta de la mayoría de los conductores. Circular con presiones inadecuadas es un problema ya que estamos hablando de un elemento de seguridad activa.

 

¿CÓMO PUEDO COMPROBAR LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS?

Comprobar la presión, en todos los coches se realiza de la misma forma, independientemente de lo viejo que sea, a través de la válvula con un manómetro correctamente calibrado. Puedes encontrarte diferentes tipos de válvulas, pero todas funcionan de la misma forma.

 

 

Ahora bien, si tu coche es del 2012 o posterior, a través de la Regulación (CE) Nº661, tiene unos sensores que monitorean la presión de los neumáticos, llamados por sus siglas en inglés TPMS (Tire Pressure Monitoring System) que muestran con precisión la presión que tienen los neumáticos en tiempo real.

 

QUE SON LOS SENSORES TPMS

Es un sensor que se ubica en la rueda (puede encontrarse en varias versiones que comentamos más abajo) y que envían esa información al ordenador de a bordo del vehículo para avisarte en caso de que algún neumático esté bajo de presión.

 

 

DESGASTES PRODUCIDOS POR PRESIONES INCORRECTAS

Las presiones se deben adecuar en función de las recomendaciones del fabricante para la aplicación del vehículo

 

[1] Presiones por encima del valor recomendado.

Cuando las presiones están por encima de las recomendadas, los neumáticos son más propensos a sufrir daños, especialmente si impactan con un objeto sólido, como piedras de gran tamaño o bordillos. Debido a la alta presión el neumático es menos flexible y no absorbe los golpes tan fácilmente como un neumático con las presiones adecuadas. Las consecuencias son grietas o fracturas en la estructura interna.

 

 

 

 

[2] Presiones por debajo del valor recomendado

Esta es la peor situación en la que nos podemos encontrar, se provoca un grave exceso de tensión en el neumático. Esto repercute en todas las áreas del rendimiento del neumático, y lo que es más importante, disminuye la seguridad del vehículo, sus ocupantes y otros conductores.

 

 

Si un neumático que debería inflarse a 2.1bar (30psi) solamente se infla a 1.7bar (24psi), el neumático está desinflado al 20%. La pérdida de vida útil restante puede resultar de hasta el 25%. El efecto de un inflado insuficiente es el mismo que el de sobrecargar el neumático.

 

 

[3] Neumáticos con las presiones adecuadas

Debemos mantener una presión adecuada del neumático de acuerdo con las recomendaciones del fabricante para las condiciones operativas del vehículo y sus cargas. Hay que tener en cuenta que la presión que aparece en el flanco del neumático se corresponde a la presión máxima y no a la recomendada. Para ver la presión recomendada debemos revisar las indicaciones del fabricante, bien en el manual de usuario, bien en una pegatina en la puerta o tapa de combustible en el vehículo.

 

 

Debemos comprobar la presión de nuestros neumáticos una vez al mes con un manómetro fiable y cuando éstos estén fríos (no habiendo recorrido más de 4km con ellos), de lo contrario obtendremos un valor irreal. No debemos olvidarnos de la rueda de repuesto, pues si un día vas a echar mano de ella y no tiene aire te va a dar la risa. Si la rueda de repuesto es exactamente igual que el resto, recomendamos una presión de entre 0,5-1bar más de la presión recomendada. Si por el contrario es del tipo “galleta” lo normal es que vayan a 4.2bar, pero compruébalo pues cada neumático es diferente, debe indicarlo en el manual de usuario y/o con alguna pegatina en la propia rueda.

 

Además, llevando los neumáticos con las presiones adecuadas:

 

Ahorrarás dinero. Los neumáticos se desgastarán más rápido y de forma irregular con una presión inadecuada, por lo que tendrás que sustituirlos antes de tiempo. Ahorrarás combustible, ya que un neumático inflado insuficientemente en un 20% puede elevar la resistencia del neumático hasta un 15%, aumentando el consumo medio de combustible hasta en un 3%-5%, por lo que puede ser un coste considerable.

 

Piensa en el medio ambiente. Al aumentar la resistencia a la rodadura se incrementa el consumo de carburante, generando mayor cantidad de CO2.

 

Disfrutarás de un viaje más cómodo y seguro. Conducir con las presiones adecuadas repercuten en la respuesta del vehículo, así como a su conducción. También en la eficiencia de los frenos.